Suscríbete al Blog

jueves, 9 de mayo de 2013

PÁGINA 6. EL APOCALIPSIS.

Vivimos al final de un pasillo larguísimo. Dice Big Mak que esto es lo que convierte un piso normal en un domicilio. No lo pillo. ¿Domicilio es más que piso? A mi me recuerda a las guaridas de las alimañas. Un túnel muy largo y al final el salón.
Aquí es donde nos reunimos al atardecer a hablar. Bueno, cada uno con sus amigos. Por Wassap, chats o lo que sea. Big Mak está enganchado a un juego del teléfono. Lleva meses construyendo una aldea y un ejercito. Se dedica a robarle a los niños elixir y oro y a destruirles las aldeas. Y se rie solo. 
Pues el otro dia estamos así, haciendo familia cada uno por su cuenta, y suena el timbre. Y mi padre, que no hace más que hablar de la caída de Occidente, va y dice: "Es el Apocalipsis, dile que pase". Y mi hermana y yo le decimos que nos da miedo esa cosa. Mentira. Lo que pasa es que la puerta está muy lejos, pero cuela.
Va Big Mak. Abre la puerta y le dice al tio: "¿Cual de los cuatro jinetes es usted?". El otro se queda callado. Chis y yo flipando. "Yo creo que debe ser usted la Peste o la Muerte, porque la Ramera de Babilonia no parece". "No, soy de la luz" dice el tio. Y Big Mak le contesta: "Usted es de la Sombra, pero pase". "Solo quiero hacer la lectura del contador, se lo juro"... Fue muy fuerte.
A ver si encuentro un resumen de eso del Apocalipsis, me ha quedado curiosidad con eso de los jinetes y de la Ramera de Babilonia. En el instituto no nos han hablado de esto.