Suscríbete al Blog

domingo, 16 de junio de 2013

PÁGINA 26. EL FUTBOLISTA.


El Apocalipsis tiene a sus monstruos trabajando. Pero sigue habiendo ángeles por ahí.
Hace unos dias tuve que ir a Le Cocktail y terminé hablando con un tipo con un corte de pelo extravagante y cara de bruto que me cayó muy bien. Su cara me sonaba, pero entre las copas y la poca luz...
Hablamos de arte. Le gustaba mucho, me dijo, pero no tenía cualidades para ejercerlo. Como yo sí tengo cualidades para el arte, se lo dije. 
Nos fuimos a un par de sitios más. Al despedirnos me preguntó si podía ver lo que yo hago. Le di mi teléfono y ahí quedó la cosa.
Luego caí en quien era el tipo con el que había estado bebiendo toda la noche. Es un futbolista muy conocido. 
Y hoy me ha llamado para ver si podía venir a ver mis cuadros con su novia. Han venido.
La novia del futbolista ha entrado subida a un par de piernas de premio Nobel. Un espectáculo espectacular. 
Cuando Mak y sus colegas la han visto, han caído en un trance silencioso y la han seguido por el pasillo en solemne procesión.
El futbolista ha empezado a mirar cuadros. Le ha gustado uno con un boxeador con la cara chafada. ¿Me lo vendes?
Para eso los hago, le he dicho. Y entonces su novia le ha dicho que era muy pequeño, que ella quería un cuadro más grande. Mucho más grande.
Se ha llevado el boxeador y a su novia le ha comprado un cuadro de más de dos metros.
Nos hemos vuelto a salvar en el tiempo de descuento.
Nunca pensé que un angel pudiese llevar un peinado tan extravagante. Y mucho menos que hubiese ángelas con esas piernas, con esas... formas.
Estaré muy atento a partir de ahora.